Sinfonía del caos

 

Su mano temblorosa, no cesaba de remover la cucharilla dentro de la taza de café. Tenía su mirada perdida en el negro líquido, imaginando que la situación no era más que un plano cinematográfico. Fugaz, esquivo, cobarde. Tanto como su atormentada alma, la cual no era capaz de vislumbrar una pizca de diferencia entre la alegría y la tristeza, en ese momento fatal.

Ella, sentada enfrente le observaba con incredulidad, navegando sin rumbo en un navío de desespero; ráfagas de imágenes mentales de momentos en los cuales, él había sido todo sin lugar a dudas.

¿Quién es capaz de predecir el ocaso de un sentimiento? ¿Acaso está escrito y descrito su fallecimiento, en su mismo origen? Su mente atormentada no cesaba de cuestionarse estas preguntas, una y otra vez. Tal vez hubiese sido mejor el engaño…Perenne misterio que se asombra siempre, como alternativa posible; aun sabiendo que carece de razón alguna.

Sinfonía del caos, entremezcla de falsa en saltación de todo aquello que se pudo remediar, fabulando como niños que se imaginan a sí mismos como capitanes de veleta, en un barco cuya eslora ya se encuentra varada en el fondo del océano.

Ojos cansados de llorar, hastiados por haber derramado un torrente de lágrimas; no solo por la perdida de un ser amado, sino por la estúpida sensación de no haber sido capaz de alcanzar un nivel superior, casi divino. Y así haber rescatado del fuego, las malogradas cenizas.

Desparrame de excusas, cigarrillos quemados compulsivamente fruto del nerviosismo; Repetidos intentos de acariciar unas mejillas desencantadas, buscando irremediablemente el despertar de una luz ya extinta.

Dos palabras malsonantes: Te quiero, te quiero. Ella le mira atónita. ¿Cómo puedes decirme eso en este preciso instante? Y se cuestiona para sus adentros, con acidez y desprecio, como no pudo darse cuenta hasta entonces de que todo era una burda farsa.Trata de mantener la compostura, la calma se suicidó hace tiempo ya.

Pronto llegará el resentimiento, con afirmaciones tales como: No eres tu, soy yo. Encontraras alguien mejor en tu vida. Pero esa vida es esta, la cual ha sido succionada por un vampiro energético, tras el fatal exhorto del fin de este amor. Ella ruge en el escándalo, no digas una palabra más, no la digas. Y con la urgencia de un terremoto desatado, deja dos monedas sobre la mesa, y se marcha sin mirar atrás.

Sinfonía del caos. Vidas destrozadas por la pasión, que algún dia tal vez…Renacerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s