En el país de los ciegos, el tuerto…¿Es el rey?

Vamos a ver, postrarme frente a la pantalla con el procesador de textos abierto, tratando de resumir el torrente de verdades expuesto por Ignacio Ramonet. Jodido, ostias perdón que hay que cuidar el lenguaje, complicado mejor dicho. Recuerda Juan, DAFO, DAFO, será cuestión de hacer acopio de valor y lanzarme a dar mis impresiones sin red alguna que soporte la posible caída, tal y como debe ser.

Porque de eso va el periodismo, ó de eso debería tratarse. De poner el dedo en la llaga en los hechos diarios, que no recreándose en ello, con el objetivo de dar a conocer de forma pragmática la realidad que nos envuelve y, en más de una ocasión nos persigue en su forma más cruel y atroz. Y recalco el no recrearse en ello, ya que es muy sencillo caer en el sensacionalismo sangrante fácilmente.

Cierto es que el corporativismo político en la gran parte de las editoriales actuales, es patente y visiblemente reconocible. Así como el gran reto que supone la entrada del maremoto de la red 2.0. Innegable, aunque también debemos reconocer el acomodamiento de una gran parte de compañeros/as del sector, quienes anteponiendo su desproporcionado ego personal ante el lucro aceptando estas tácticas, desprestigian el código deontológico que nos une.

Puede parecer un planteamiento bucólico, ciertamente. Pero existe un dicho que reza: “En el país de los ciegos, el tuerto es el rey”. Bien aquí lo que está en juego, para ser claro y conciso, es el interés ó no por gobernar nuestra propia independencia y veracidad. Tal cual. Periodistas “amateurs” que pujan fuerte gracias a su rico léxico hábiles de su innata habilidad por “surfear”,pero carentes de directrices divulgan información sesgada ó mal contrastada (en ocasiones ni eso) bombardeada constantemente, a través de canales de nuevas tecnologías…Twitter, Facebook, etc… Han creado cierto pánico respecto a la posible desaparición de nuestra cruda y a la vez hermosa profesión.

No quisiera finalizar sin postularme a favor de Wikileaks, ante el actual ultra conservadurismo editorial. La demonización que se ha hecho y se sigue haciendo, ante el acto altruista de proveer información censurada por parte de distintos países “democráticos”, a distintos medios me produce escalofríos. Recuerda viejos tiempos donde la “caza de brujas” era presente a todas horas. a¿Acaso no es cierto que como periodistas no deberíamos hacer otra cosa, sino denunciar tales tácticas represivas? ¿Dónde finaliza nuestra obviación de ofrecer al lector los hechos pragmáticamente, y dónde comienza la resignación de dicho lector a esperar obtener cierta calidad en la exposición de las noticias?

Así que termino defendiendo que existe un futuro plausible en la red. ¿De pago? Puede, en según que publicaciones. Aquellas enquilosadas en arquetipos informativos pasados de moda, a mi modo de ver. Aquellos que anteponen los beneficios publicitarios, a la fidelidad del usuario final gracias a la práctica del rigor de investigación. Ahora, es nuestro deber aprovechar todos y cada uno de los actuales canales informáticos ya no solo para enriquecer nuestra información, sino para que podamos diversificarnos en una transición natural.Bien sea con la aparición de medios independientes a través de las redes, bien para ofrecer al lector de los medios actuales un periodismo de calidad.

Nosotros y tan solo nosotros marcaremos un antes y un después en el buen uso de dichas herramientas, eso sí, siempre, siempre sin temor a contrastar todas y cada una de las informaciones. Porque no hay nada peor que ser un tuerto dogmático en un país a ciegas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s