Mi primera vez…Cubriendo una rueda de prensa.

“Rueda de prensa, Europa Press, ¡piensa Juan piensa! ¡Utiliza la materia gris!” Compruebo que no aparece ninguna en Barcelona, dentro de la web. Imaginación al poder… “¡Ah claro!” Me hago con el teléfono de la sede en Barcelona y llamo:

–          Europa Press Barcelona.

–          Hola, buenas tardes, me gustaría saber si teneis alguna rueda de prensa para mañana…

Me informan con todo lujo de detalles. Medio trabajo conseguido por méritos propios… “¡Bien!”. Al día siguiente… “¡Venga perezoso, deshazte de las pegajosas sábanas!” Lo tengo todo preparado, café con leche y al toro. Llego a la sede del Sindic de Greuges. Me dirijo a recepción. El recepcionista, ocupado en una centralita que no deja de sonar, me mira desinteresadamente:

–          Hola bon dia. En que el puc ajudar ?

–          Vinc a cobrir la roda de premsa.

–          Sí, ara truco a l’encarregada, a quin medi pertany?

–          Medi independent digital. Suposo que no hi ha problema.

–          No, no, de cap tipus. Esperi aquí un momentet sisplau.

Me apoyo en una esquina de la barra de recepción, mientras llegan los compañeros de otros medios. TVE, La Sexta, BTV, TV3…Cuando de repente me percato de que he olvidado mi cámara de fotos en casa, preso de la excitación. Me acerco a los reporteros de “La Sexta”, les comento que soy novato, es mi primera rueda de prensa y debo testificar gráficamente mi presencia “in situ”. “No te preocupes, yo te hago una foto con mi móvil durante el transcurso, cuando acabemos me das tu email y te la envío”. Respiro profundamente dando gracias. De esto va ser periodista, cada uno va a lo suyo, pero existe una camaradería presente en todo momento. Y esa es una lección que es imposible de entender hasta que lo vives, por muchos manuales que leas. Es digno de admiración.

Todos vamos a lo mismo, somos currantes, y nuestro trabajo aparte de atender a las declaraciones que van a darnos, las cuales nos facilitan antes de iniciarse todo el tinglado, es buscar aquel famoso “punto g”, que tantas veces me han recordado en la facultad. Los compañeros de medios televisivos, encajan sus micros ante la silla donde se sentarán los portavoces, y hacen las oportunas pruebas “de blanco” para medir la intensidad de luz en las cámaras de video. Llegan los representantes y, tras un saludo, empiezan a verbalizar las palabras que tengo impresas en el papel facilitado. Todo bien. Una vez terminan abren el espacio de ruegos y preguntas. “Espera Juan, espera…Piensa bien qué vas a preguntar.” Tras dos declaraciones inspiro fuerte, me armo de valor y me lanzo. “Quina valoració fà de l’actitud del gobern central en quant a “permetre” la extralimitació dels cossos de seguretat ciutadana, en les seves actuacions?”. Y lo consigo. Tras un quite inicial de Ribó en tomar partido, cierro la pregunta de nuevo y… ¡Ahí está el punto g! Se pronuncia en nombre del Síndic en contra de cualquier tipo de represión gubernamental en cuanto a la libertad de reunión, manifestación y sobrelimitación de cualquier cuerpo del órden.

He perdido mi virginidad, hoy soy oficialmente periodista. Es la sensación más dulce que jamás he experimentado, un subidón de adrenalina al cual no pienso renunciar. Y pienso para mis adentros la inmensa suerte que tengo, desempeñando esta profesión. Esa es mi impresión al menos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s