Tu reflejo

Tanto tiempo pasó navegando entre sombras,

que ahora el viejo embarcadero no reconoce quien fue.

Saltos mortales, cuerpos, promesas y cien mil horas,

destrozaron por completo las dos alas de Gabriel.

Dulce es la visión que aparece entre visillos,

el sacro cuerpo masculino que te convirtió en mujer,

pero aquello forma parte del pasado,

y en los fugaces pasillos de tu memoria

restan cobres atardeceres, risas momentáneas…

y tu deseo más profundo por alcanzar las nubes…tras renacer.

Dejo a tus pies este milagroso espejo,

para que por fin alcances la luz,

con tu reflejo de magníficas vidas pasadas

vislumbrarás el divino porvenir,

sin odios, rencores, angustias o miedos

probarás, mujer, las delicias de ser amada,

allá donde el loto desvirga su capullo en su máxima plenitud.

Published by: Juan Codorníu

Escritor, pensador, crítico. Alma que no entiende pertenecer a un lugar concreto, pero activo partícipe en todo lugar. Creador, orador, rebelde. Ser reaccionario ilustrado en la ignorancia, del saber que todavía tiene una vida por aprender.

Categories PoesíaDeja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s