Orgullo patrio (el desvarío español)

Habla el hombre blanco, observando desde la atalaya el conjunto de tripas y sangre que se arremolinan a lo largo de las verjas fronterizas. Apura una fuerte calada al cigarro puro y observa despreocupádamente los anillos que se desprenden léntamente, desvaneciéndose en el firmamento mientras saborea con dulzura su copazo de coñac. Siente la confortabilidad de su trono y piensa en su inmensa fortuna de haber sido parido a este, su, lado del mundo.

Su vida se conforma a través del sufrimiento ajeno, haciendo caso omiso a todo tipo de responsabilidades. Y cuando escucha los ácidos comentarios de los abanderados de la igualdad sus tripas se revuelven deseando vomitar. Pertenece a su patria, su gran patria, aquella que conformó la armada invencible y aquella, que hoy por hoy, él piensa con absoluto convencimiento está siendo menospreciada por los defensores de negros, moros y otra gente de mal vivir

¡Ardua tarea la suya, al tener que transigir mordiéndose los labios ante tantas falacias y despropósitos! ¿Acaso se han vuelto todos locos? ¿Cómo es posible que la juventud no valore la meritoria labor que él, y otros tantos cohetáneos ejercieron, al glorificar el portento de su raza evitando la entrada en su tierra de seres sucios e intoxicados? Nada han entendido, piensa sin cesar, han desvirtuado (no, mejor dicho: han defecado) los orgullosos colores de su bandera. Aquella que se tuvo que edificar tomando militármente otros territorios, sin duda adquiridos debido a la superioridad de su raza. Y desea gritar enérgicamente: ¡escoria,desagradecidos, deberíais besar cada uno de los centímetros de este estandarte! ¡Malograis y desvirtuais siglos y siglos de tradición católica, apostólica y romana! ¿Es que no sentís vergüenza?

Habla el hombre blanco. Putero, borracho, machista, egocéntrico, maltratador y asesino.

¡Muera el hombre blanco y que perdure simplemente el individuo! He dicho.

Published by: Juan Codorníu

Escritor, pensador, crítico. Alma que no entiende pertenecer a un lugar concreto, pero activo partícipe en todo lugar. Creador, orador, rebelde. Ser reaccionario ilustrado en la ignorancia, del saber que todavía tiene una vida por aprender.

Categories EnsayoDeja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s