Las armas las carga el diablo

Barcelona a pie

La sociedad catalana de finales del siglo XIX era profundamente injusta. Una parte de la población sufría unas condiciones de vida miserables. Algunos obreros de ideología anarcocomunista cuestionaban el sistema político, económico y social imperante mediante la propaganda por los hechos: a bombazos. Las bombas orsini, una especie de granadas de mano que estallaban al impactar, fueron utilizadas en diversos atentados. El 24 de septiembre de 1893, por ejemplo, Paulí Pallàs hirió con uno de estos artefactos al capitán general Arsenio Martínez Campos, durante una revista militar en el cruce de la Gran Via de les Corts Catalanes con Muntaner. Para vengar la muerte de Pallàs, que fue juzgado y fusilado en Montjuïc, Santiago Salvador lanzó dos bombas orsini más en el Liceo, el 7 de noviembre de 1893, durante la representación de una ópera. Aunque, por suerte, sólo la primera de las dos explotó, el resultado fue pavoroso: 22…

Ver la entrada original 97 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s