Hienas

Un aborto malogrado que desprende estupidez por cualquier poro posible, así vivís a espensas del sufrido trabajador. Vertiendo retórica diarréica, preocupad@s por aparecer bien retratados en cualquier fotocall, os creeis con el derecho de dar lecciones de rectitud y ejemplaridad siendo los mayores puteros y yonquis, con tarjetas negras como el carbón, aquel que por cierto, jamás por desgracia, habeis tenido que picar con sufrimiento. Cristo no reside en las falsas romerías que celebrais con la comodidad, de no preocuparos si mañana llegará para repartir pan entre vuestros hijos o hijas. Ese Cristo metrosexual al cual defendeis siendo los peores herejes, corriendoos por las venas el veneno de la hipocresía del terrateniente torturador. Debería visitaros diáriamente el inquisitivo e iracundo Dios israelita, aquel que no dudaba en quemar una ciudad entera y predicaba con firmeza a mandobles de una espada ardiente. Malditos seais vosotros  hienas neoliberales, valedoras del cuanto más pobres seais mucho mejor para nosotras. Pronto llegará vuestro ocaso.

hienas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s