Si Federico levantara la cabeza…

Espero disculpen ustedes la defensa a ultranza de la libertad de expresión que este humilde escritor pueda llevar a cabo. Si algo memorable tiene el ser humano es, justamente, su capacidad de sátira sobre todo aquello que le rodea. Especiálmente cuando todo ello es gris, triste y podrido. Es por ello que me reafirmo en la imperiosa necesidad de defender hasta las últimas consecuencias, nuestra imprescindible libertad y por ello me sumo a la denuncia ante el autoritarismo ejercido este pasado fin de semana, por parte del magistrado-juez del juzgado central de instrucción número 2 de Madrid de la Audiencia Nacional hacia Alfonso Lázaro de la Torre y Raúl García Pérez,ambos integrantes ¡válganos Dios! de una compañía de títeres. Si algo caracteriza a las llamadas sociedades libres y evolucionadas es precisamente su capacidad de crítica, y esta históricamente ha sido principalmente ejercida a nivel popular por l@s artistas. Gracias a la incansable lucha de tod@s ell@s hemos logrado alcanzar cotas que nuestros antepasados jamás hubiesen siquiera supuesto. El mismo día de autos se celebraba en dicha ciudad la fiesta del cine español, a cuyos galardones aspiraba, curiósamente, una cinta basada en la inmortal obra “Bodas de sangre” del gran Federico García Lorca. Y yo al recordar esto, me hago una inquietante pregunta. Don Federico tan sensible como era ante la injusticia, tan prístino en la defensa de los valores educativos del teatro, los cuales presentó durante mucho tiempo con su teatro ambulante por los pueblos españoles y valedor de la imperiosa importancia de la presencia constante de la sátira como ejemplo vivo de un pulmon demócrata… ¿No se revolvería contra la injusta prisión incondicional contra dos artistas el mismo día que se otorgaban los premios del cine español? ¿No criticaría la desproporcionada sentencia por más que fuera reprochable la representación de cara a menores? Seguro que levantaría su voz para criticar la moralina con la que actuan un día sí y otro también los sectores más caducos de la sociedad, no tan solo política sino peor todavía, legislativa y de según qué “medios de la información”. Ese mismo sector que se agencia para sí valores tales como la dignidad y el respeto, debería dar ejemplo respetando las normas de juego cuando las opiniones ejercidas con la libertad que, supuestamente, nos brinda el estado de derecho. Una obra de títeres realizada, dentro de las fiestas de carnaval debería ser entendidad en su justa medida. En el arco de su contexto, pues según la humilde opinión de este escritor amplificar su relevancia podría ser considerado, digo pudiera, como una acto llevado a cabo con algún tipo de animosidad partidista con el objetivo de criticar la gestión de un ayuntamiento regentado por otra formación política, de ideas digamos que diametralmente opuestas. Claro que, ¡Dios me guarde de querer efectuar cualquier crítica demasiado sincera! No vaya a ser que nos roben ya nuestro libre discernir, que sería lo último por cierto. Y así mismo me vuelvo a preguntar…¿Qué diría don Miguel de Cervantes de toda esta pantomima? Él quien con su Quijote, curiósamente satirizó ante los valores establecidos y defendía la figura del loco hidalgo, que se rebelabo contra todo y contra todos. Él si se pudiera materializar ahora, en este año suyo, maldeciría la hipócrita actuación tanto de la audiencia como del gobierno en funciones. La primera por desproporcionada y el segundo lamentáblemente por cerrar los ojos, otra vez más ante el esperpento y el clamor popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s