Malditos payasos (Inglorious basterds)

sadclown

Nunca he soportado a los payasos, me parecen detestables. A ver puntualicemos. Siempre he adorado el circo y sus clowns, quienes merecen mi más profundo respeto. Personas las cuales llueva o nieve anteponen el espectáculo, la sonrisa cómplice, la mirada ilusionada de niños y mayores dejando aparte sus alegrías o tristezas, sus triunfos o miserias, entregándose al prójimo en un acto de generosidad inigualable e implagable.

¡Odio a los payasos! Profúndamente, viscerálmente. Los odio al igual que ustedes.

Adoro a los bufones, siempre lo he hecho, a ellos y a los juglares. ¡Ojo! No reduzcan esta afirmación a la simple veneración de un grupo de personas determinadas, que hagan uso de este apelativo para lucrarse en beneficio propio.

No. Hablo de bufones y juglares, personas que deciden romper con las normas, leyes, cánones y censuras políticas, religiosas y sociales para denunciar cualquier tipo de injusticia. Valedores de los desamparados, aquellos a quienes cruélmente se les aparta como si fueran párias, como si fueran transmisores de un escarlatina, vírus o infección inexistente. Prejuiciados sin motivo, causa o razón. Cuando quienes debieran ser juzgados, apartados y apestados son aquellos que efectúan dichos actos innobles, deleznables y humillantes.

Me encantan los clowns, incluso cuando son sujetos a un giro apoteósico, sometidos cinematográficamente y convertidos en asesinos en serie, pues curiósamente es entonces cuando es mostrada su faceta más auténtica y primaria. El clown asesino que ataca sin piedad ante la estupidez, la doble moral que se instaura día a día a traves de medios, jueces, políticos, demagogos religiosos y banqueros. ¡Ah! ¡Esa figura que personifica la justicia ciega, implacable! Arrastrando sin perdón y a todo trapo a cuántos pueda, muriendo heróicamente en un momento casi místico abatido ante unos cuerpos del orden, absoluta personificación de esta barbarie que nos rodea.

Por eso son siempre tan queridos, clowns, bufones, juglares y cantantes.  Aquellos que se imponen al desprecio cotidiano, ganándose el pan ante la adversidad. Viéndose envueltos por esta horrorosa ciudad de payasos encorbatados. Pingüinos de Donna Karan, Gucci o Tous. Vacíos de mente, espíritu y corazón.

No se dejen engañar señores y señoras. Todo cuanto pueda relucir en ellos a través de joyas, coches, cruceros o revistas es tan solo un espejismo. Están vacíos, no tienen nada, pues la oscura sombra que les rodea en su inmensa hipocresía y soledad es aquella que les obliga diáriamente, siendo esclavos, a portar y mostrar dichos enseres.

Créanme. Son muertos en vida.

Esta mañana se ha vuelto ha hacer presente, patente y necesaria la importancia de clowns, bufones, juglares y cantantes. Juana Rivas ha sido incapaz de seguir luchando contra estos malditos payasos que tanto he mencionado. Se ha visto obligada a desprenderse de su bien más preciado y único. Sus hijos. Una mujer quien, como por desgracia otras millones de mujeres, ha estado a su vez luchando por defender unos principios y valores que todos compartirmos, excepto los payasos y payasas. Todos.

Principios fundacionales de todas las sociedades autodenominadas avanzadas, las mismas quienes irónica e injustamente permiten, haciendo oidos sordos y la vista gorda, la existencia de este terrorismo.

Ya lo escribí anteriormente. El terrorismo es fascismo, venga de dónde venga, de quien venga y sea cómo sea. Otro día de rabia más, otro día de impotencia y vergüenza ajena, otra payasada más sin ningún tipo de gracia.

 

Anuncios

Un comentario en “Malditos payasos (Inglorious basterds)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s